Sentir o no sentir … he ahí la película

Soy desde niña una gran fanática de la televisión, como medio de difusión de noticias, de entretención, de compañía, de conocimiento, etc. Pero sin duda lo que me cautivó y aún me cautiva son las series, esos pequeños segmentos de no más de 30 min. que cuentan una historia por cada día o tejen una gran historia a lo largo de los capítulos.

Sin que me causa vergüenza decirlo, pasaba horas viendo televisión, no salía porque quería ver mi programa favorito, mi gran regalo siempre esperado –y que nunca llegó– era tener un televisor portátil, cosa que ahora es como tener un celular.

Más grande me comenzaron a llamar la atención las películas, donde realmente perdía la noción del tiempo o la realidad porque me llevaban a un lugar donde yo estaba totalmente inserta en ese momento, como si estuviese siendo parte de ella, sintiendo lo que la protagonista sentía, deseando las mismas cosas, era parte de ese mundo que me alejaba de mi vida cotidiana.

Para mí, ir al cine, ver una serie, es veces hasta terapéutico. Voy y me entrego por completo a la trama, a los sonidos, colores, fotografías, veo con detalle queriendo no perder ningún segundo, no miro, contemplo.

En esos 120 min que duran aproximadamente las películas, me transportan, todo mi mundo “real” desaparece y estoy sumergida en la maravillosa, cautivadora y hasta seductora que pueda ser la realidad de una película. Revivo luego de verlas, me nutren de entusiasmo son como una bocanada de aire fresco.

Siento que las películas tienen “Magia” o se hacen con un poco de ésta, ya que son capaces de transmitir emociones -tan fuertes a veces- que jamás quedaría indolente algunas que he visto.

Soy de las que se emociona a tal punto de llorar con alevocia, de tener pavor, de simplemente “Sentir” lo que los protagonistas sienten…

Cuando una película no me provoca nada, no merece mi admiración.

Siento que a veces de tanto ver películas, cada vez necesito emociones más intensas en mi vida, para saber que estoy en la realidad que corresponde y no solo viendo una película; debo reconocer que he tenido la fortuna que muchas cosas maravillosas en mi vida han sido “cosas de película”, me han sucedido cosas que alguien podría decir que “solo en las películas ocurre”, pero no,ocurren y más seguido de lo que unos e imagina… solo que hay que abrir bien los ojos para verlas y dejarse llevar por ese instante es “Magia pura“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s